Àngels Llop

  • por

Pintora y escultora

El trabajo de Teresa saca de la invisibilidad todo aquello que está rodeándome detrás de la pantalla del tiempo.

Como si se tratara de atravesar una cascada de agua y, al hacerlo, ves que al otro lado de la roca, hay un espacio habitado por una realidad pasada aún latente y que quiere ser reconocida desde la consciencia.

Trabajar con Teresa me ha permitido conocer mejor a mi padre y saber cómo vivió y el legado que me dejó. Las puertas que me abrió y que han forjado en mí una personalidad de ser libre pero, también, las cargas y las tristezas que él sentía y que, de alguna forma, también me han afectado.

El trabajo de Teresa es importante para mí porque ella conecta con mi alma, sabe poner en palabras lo que el alma vive, lo que le sucede.

Habla con ella y, esta comunicación, me ayuda a entenderme mejor y a actuar con decisión sobre aquello que quiero.

Una vez, mi alma quería marchar porque se aburría mucho. Ya no sentía pasión por lo que hacía y quería iniciar un viaje hacia otro estado de más libertad. Y todo eso era porque ya no pintaba.

Y era verdad: durante seis meses me había centrado en otro trabajo que se había alargado más de lo previsto. Era todo muy pesado y aburrido y no había tenido suficiente tiempo para pintar, esculpir y proyectar.

Esta sesión fue muy práctica porque, solo llegar a casa, monté de nuevo el caballete de pintor, busqué las telas a medio pintar, los tubos de pinturas y los pinceles y reorganicé el espacio donde vivo para que me resultara fácil pintar de nuevo.

Así, cada día al levantarme pintaba un buen rato. Y cada día me levantaba más temprano motivada para pintar y fue así como desaparecieron todos mis males.

El trabajo con Teresa hace que las dudas, interrogantes, dolores e inseguridades se coloquen en un punto de observación diferente del que suelo tener. Habla y dialoga con ellos para saber qué me quieren decir.

Y, todo lo que le dicen resuena en mí.

-sí, sí, es esto, le digo – no lo acababa de ver claro pero sé que es esto.

Y las emociones se aclaran y todo se va poniendo en su sitio. Y siento más paz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *