Eva Manzanares

  • por

Realicé estos cursos por casualidad (dicen que la casualidad no existe), realmente buscaba respuestas a mis problemas físicos que habían aparecido en los últimos años, y mi búsqueda personal, insatisfacción con mi vida, una vida que muchos desearían, ya que tengo una familia y un negocio próspero desde hace 20 años, con posibilidades y futuro, sin embargo, no sentía estar en el camino. A Teresa le solicité consulta, ya que en ella me vi reflejada cuando contaba cómo llegó a esto, y algo solucionamos, sobre todo, porque su cita me la dio en el confinamiento, recién empezado, por lo que me vino muy bien. Pero a los 15-20 días le volví a solicitar otra, y viendo que mi problema era más bien por somatizar y no saber canalizar, me invitó al curso de canalización de primer nivel que se haría al día siguiente de llamarla, accedí, sin entender muy bien lo que iba a hacer. Al no crear una expectativa, todo fluyó, y ¡¡¡¡pufff!!!! se me encendió la luz, tanto Teresa como el resto del grupo me guiaron, me ayudaron a entender y aprendimos a canalizar con diversas herramientas, y así me apunté al siguiente nivel y así al siguiente. Entretanto hacíamos reuniones esporádicas por zoom para repasar, todo esto me fue útil, cada nivel no es más complicado, cada curso te va abriendo nuevas posibilidades, nuevas herramientas con las que trabajar y de todas ellas, cogemos, utilizamos y personalizamos las nuestras. He visto que cada alumno/a o compañero/a de camino tiene capacidades diferentes, por lo que cada uno utiliza y aprende a canalizar de forma diferente, a pesar de que recibimos las mismas enseñanzas, se nos enseña de una forma abierta y moldeable a cada uno, es fácil, es sencillo, y fluye. A mí personalmente me ha servido para descubrir mis dones, y entender que me pide mi alma, por qué me lo pide, por qué me reclama. Estoy aprendiendo a sanarme y admito que me siento capacitada para sanar. Me ha hecho tomar confianza, creer en mí. “He dejado de juzgar, he dejado de discutir, solo hablo cuando es necesario” (esto fue una canalización de Teresa en el último nivel que realicé) pero tal cual lo dijo, tal cual lo siento y lo materializo.

Teresa, gracias, a ti y gracias al resto de almas que he tenido el placer de conocer a lo largo de este camino que he empezado, y que no acabará ya.

Otra gran sorpresa fue encontrar personas en los cursos maravillosas, todos iguales, todos tan distintos, todo amor. Gracias a todos.

No me despido, porque esto continua.

¡¡¡¡¡Hasta pronto Teresa!!!!

Albacete.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *